lunes, 10 de enero de 2011

UN PASEO INOLVIDABLE



de Marcos Antonio Rivera Barraza.
Corrí como loco para terminar temprano, al final igual llegue a las diez de la noche, casi todo estaba listo, igual fue una noche agradable, el carbón ardía en la parrilla, las canciones se escuchaban muy fuertes como si estuviéramos al fin del mundo, la noche de estrellas, hacia ver mas lindo el lugar, dos caballos permitían que nuestros amigos pasearan, por todo el terreno, increíblemente no quise montar, pensando hacerlo al día siguiente, craso error, al siguiente día los caballos fueron a otro sitio a ganarse el sustento, fuera de aquello, fue una noche espectacular, como siempre las bromas y el querer compartir con los amigos fue lo que domino la noche, nos quedamos hasta tarde como siempre, algunos por cansancio se acostaron temprano, otros siguieron hasta que salió el sol, el baile tampoco falto en esta oportunidad, así como el copete, bendito insumo que permite sanar las heridas y deja compartir con los amigos, de manera especial, sin embargo el momento de acostarse llegó y nos dormimos profundamente, a poco rato de acostarnos, paso el bendito tren, que susto mas grande, sonaba como si estuviera al lado nuestro, al siguiente día con el sol, dando su buen calor, nos levantamos, una buena ducha y a tomar desayuno, después arreglamos todo para irnos a la playa, que maravilla, ahí si la pasamos genial. el agua era agradable y el bañarse fue agotando nuestras ultimas fuerzas, llegamos a casa con el corazón lleno de dicha y el sabor inconfundible de haber pasado un maravilloso paseo con los amigos, bueno nos quedó alta la vara para este 2011, empezamos muy bien el año, por lo mismo les deseamos a usted un feliz año 2011, felicidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada